Muchos valores y un gran orgullo son los que han mostrado a lo largo de la presente semana las jugadoras de nuestro precadete femenino de baloncesto.

Durante estos días les tocaba afrontar el Campeonato de Gran Canaria con un conjunto muy limitado debido a las lesiones que han sufrido en las últimas fechas y para complicar aún más la cosa durante el propio campeonato se produjo otra lesión, que hizo que tuvieran que dirimir los tres partidos únicamente con cinco jugadoras en pista y sin cambios.

Incluso en algún partido tuvieron que jugar con cuatro canteranas por molestias físicas de alguna de sus componentes, pero ello no fue óbice para que en todos los envites lo dieran todo sobre la pista de juego y lucharan cada partido hasta el bocinazo final.

Esta situación tan adversa hizo que se crecieran y unieran mucho más. Por ello, durante la entrega del trofeos y al culminar cada partido, se ganaron el reconocimiento de todas sus oponentes y de los aficionados que se acercaron al Rita Hernández porque dejaron una clara muestra de lo que hacen el amor propio y el afán de superación.

En lo meramente deportivo nuestras chicas acabaron en una meritoria cuarta plaza.

En su primer partido perdieron ante el CB Telde por 40-80.

En el segundo duelo cayeron contra el CB SPAR Gran Canaria por 51-102.

En la puja por el bronce no pudieron superar al Herbalife Gran Canaria y el marcador final culminó 57-50 después de un envite muy reñido.