Varios finales de infarto, con saldo positivo y negativo, marcaron la última jornada liguera de nuestra sección de baloncesto.

El júnior, en un duelo muy intenso y emocionante, logró deshacerse de un buen Claret por 65-59. Las alternativas marcaron un choque en el que los nuestros hicieron una buena lectura en la recta final.

En el Pabellón de la Vega de San José el cadete insular no pudo frenar a un superior Herbalife Gran Canaria y cayó por 38-89.

En su segundo partido de la semana rozó la sorpresa ante el Canterbury en el Miguel Solaesa. Finalmente perdió por 78-82 en un sprint final en el que hubo muchas opciones de victoria.

El precadete, por su parte, después de una confrontación en la que la defensa resultó crucial ganó al Siete Palmas Gris por 78-81. Un 12-22 en los últimos diez minutos definió el duelo ante uno de los adversarios más complicados.

El infantil, que estuvo integrado por muchos preinfantiles en sus dos compromisos, cayó con el Cantebury 87-36 y con el Gran Canaria Claret por 71-20.

El último choque en canasta grande lo afrontó el preinfantil, que no tuvo problemas para vencer a un combativo Loyola por 61-10.

En canasta pequeña y en las Instalaciones Pepe Armas de Siete Palmas, el preminibasket sacó adelante sus dos duelos ligueros de este fin de semana. Al Atlantic Club le derrotó por  53-2 y al Gran Canaria Claret por 18-42. De esta forma sigue firme en la zona alta de la serie A .

El benjamín se deshizo del Canterbury por un ajustado 24-26 en un choque marcado por lo reñido que se presentó.

El prebenjamín Amarillo ante el equipo B del colegio del Lomo Diviso venció por 29-18.

Por último, el cuadro Azul perdió con el Telde Basket Tara por un apurado 23-21 después de acometer un buen juego en todas las fases del partido.

En esta ocasión se quedaron si jugar debido a la COVID-19 el cadete autonómico, el precadete femenino, el minibasket masculino y el femenino.